Maneras de lograr una erección fuerte y duradera

Maneras de lograr una erección fuerte y duradera

En ocasiones, mantener una erección duradera puede ser más desafiante de lo esperado, lo que puede causar inconvenientes durante el acto sexual

Alcanzar una erección duradera que permita completar un acto sexual no siempre es fácil. Hay momentos en los que, debido a una variedad de factores, la situación puede volverse complicada. Una erección completa, saludable y prolongada no es el resultado de pociones mágicas o consejos infalibles, sino que necesita disciplina y perseverancia para lograrla de manera natural.

Uno de los miedos que más generan ansiedad e inseguridad en los hombres es la incapacidad de mantener la erección hasta alcanzar el clímax. No nos referimos a un problema de eyaculación precoz, sino simplemente a que en algunas ocasiones el rendimiento sexual no es el esperado, ya sea debido a hábitos poco saludables, a un mayor agotamiento físico o a una situación de estrés puntual que nos distrae en el momento de la intimidad.

Existen ciertos hábitos que se deben adoptar si buscamos tener relaciones sexuales satisfactorias tanto para ti como para tu pareja.

Es posible lograr que la erección sea fuerte y que además dure más durante el acto sexual, algo que seguramente es uno de los deseos más comunes en este aspecto de la sexualidad. Incluso hay algunos alimentos que pueden ayudarnos a incrementar los niveles de testosterona y a mejorar tanto las erecciones como la calidad del esperma y el deseo sexual en aquellos momentos en los que quizás lo tenemos a un nivel más bajo de lo habitual. Sin embargo, si los problemas persisten, es posible que debas considerar un tratamiento de la disfunción rectal en casa.

Consejos para mejorar la duración de una erección

Como mencionamos anteriormente, no hay fórmulas mágicas, pero con estas recomendaciones podrás mejorar tus erecciones si tienes un problema ocasional. Si la situación persiste a lo largo del tiempo, lo más recomendable es que acudas a un especialista que te oriente sobre cómo abordarlo y resolverlo.

En primer lugar, es importante mantener la calma y tomarse el tiempo necesario. En el ámbito de la sexualidad, las prisas no son buenos aliados. Tener encuentros sexuales más pausados y relajados, dándole prioridad a los preliminares y explorando las zonas erógenas propias y de tu pareja, sin duda facilita la concentración y la intensificación del placer, lo que favorece una erección más prolongada y un disfrute mucho más intenso. Por otro lado, es importante evitar una penetración demasiado vigorosa, ya que esto puede ocasionar que la erección decaiga. Es fundamental no tratar de dar más de lo que se puede, ya que esto solo logrará el efecto contrario.

Otro consejo importante es evitar el uso de ropa muy ajustada, especialmente en la zona genital. La ropa interior no debe apretar los genitales, al igual que los pantalones no deben ser excesivamente ajustados, ya que esto podría aumentar la temperatura de los testículos y afectar la producción de espermatozoides y los niveles de testosterona.

Entrenar el pene también puede ser beneficioso. Los ejercicios de Kegel, conocidos principalmente para mujeres después del parto, también son excelentes para los hombres. Los músculos del suelo pélvico son cruciales tanto en las relaciones sexuales como en una erección más potente. El ejercicio principal consiste en contraer el músculo pubocoxígeo, el mismo que se utiliza para retener la orina durante varios minutos y en diferentes momentos del día. Estos ejercicios pueden realizarse en cualquier lugar, como en el trabajo, en casa o mientras se viaja en transporte público, por ejemplo. Al fortalecer el suelo pélvico, se pueden mejorar las erecciones y prevenir otros problemas, como la incontinencia urinaria.

Abandonar el consumo de alcohol y tabaco también es necesario. Estos dos hábitos son perjudiciales tanto para la salud en general como para las erecciones. El alcohol provoca fatiga y puede ser depresivo, mientras que el tabaco es un factor de riesgo para el desarrollo de la arteriosclerosis, lo que puede dificultar la obtención de una erección a pesar de sentir deseo sexual.

Dormir adecuadamente es fundamental para una erección más fuerte y duradera. Durante el sueño, nuestro cuerpo se recarga de energía y se oxigenan los órganos. Por lo tanto, al despertar, se sentirá mucha más vitalidad, incluso después de una siesta breve.

Hacer ejercicio de forma moderada es muy saludable y, junto con una alimentación adecuada, es la mejor forma de mantener un buen estado de salud en general. La diabetes o el sobrepeso pueden afectar negativamente el deseo sexual, y el sedentarismo es uno de los peores hábitos si se quiere prevenir este tipo de problemas. El deporte proporciona más energía y un mayor vigor en todos los aspectos. Sin embargo, hay que tener cuidado de no excederse en el ejercicio, ya que puede provocar una disminución de las erecciones.

Un detalle que podría parecer extraño pero es importante tener en cuenta es el cuidado de los dientes. Según un informe de la Fundación Dental Británica, cuatro de cada cinco hombres con problemas de erección también presentan enfermedades relacionadas con las encías. Por tanto, es crucial mantener una buena higiene dental, cepillarse los dientes al menos tres veces al día y realizar revisiones dentales al menos dos veces al año.

Alimentos para mejorar la erección

La alimentación también desempeña un papel crucial en este aspecto. No nos referimos a los famosos alimentos afrodisíacos, que en muchos casos son más una creencia popular que una realidad, sino a aquellos productos que pueden ayudar a tener más energía cuando se necesite. Algunos alimentos que pueden mejorar las erecciones son:

  • Chocolate: Las semillas de cacao puro contienen fenilalanina y teobromina, compuestos que aumentan la secreción de serotonina. Es una especie de afrodisíaco ancestral y, sobre todo, natural y delicioso.
  • Aguacate: El aguacate contiene una alta cantidad de fibra y grasas saludables. El potasio presente actúa como vasodilatador, lo que permite la relajación de los músculos y vasos sanguíneos del pene, facilitando las erecciones.
  • Ostras: Si bien es cierto que las ostras son conocidas como un alimento afrodisíaco, esto se debe a que contienen zinc, un mineral que contribuye a mantener los niveles de testosterona y espermatozoides.
  • Frutos secos: Los frutos secos, como los anacardos o las nueces, son beneficiosos para fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos y mejorar la circulación, dos factores esenciales para mantener una erección durante más tiempo.
  • Pescado azul: Las grasas poliinsaturadas presentes en el pescado azul actúan como vasodilatadoras. Además, el omega 3 incrementa los niveles de dopamina en el cerebro, lo que facilita la excitación sexual.
Tags: No tags

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *